jueves, 23 de abril de 2009

Taller

Un chico lleva su coche a reparar al taller, tras haberse dado un golpe con la parte delantera contra una farola.

Al tener su seguro A TERCEROS la compañía no se lo cubre y como él necesita el coche, se lo lleva al taller de un amigo para que se lo repare cuanto antes.

Hasta aquí todo es normal. El asunto empieza cuando el chico le dice que no le puede pagar por ahora porque no tiene el dinero y le alarga el pago hasta que pueda pagarlo. Pero además le exige que le arregle el coche, porque lo necesita para trabajar!

Tras una discusión el dueño del taller, que es su amiguete, no quiere quedarse sin cobrar dado que su amigo necesita el coche para trabajar y entonces, se ponen de acuerdo para intentar un fraude.

El mecánico Comunicará a la compañía de seguros del taller, daños producidos en el coche al descargar el vehículo en el taller (como daños involuntarios). Pretendiendo que le indemnize al chico, para luego recobrar por las reparaciones.

El perito deberá investigar los daños del coche y si realmente están relacionados con "una descarga de un coche en el taller". A través de entrevistas con el ayuntamiento (por la farola rota) descubre que fue en otro lugar donde ocurrió y éstos se quedan si cobrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada